Inicio -> Actualidad -> Agrupación de Electores -> La arquitecta Paz Martín, invitada por Teruel Existe en el Congreso: “Sin vivienda es imposible repoblar”

La arquitecta Paz Martín, invitada por Teruel Existe en el Congreso: “Sin vivienda es imposible repoblar”

La reconocida arquitecta expone un análisis de retos y oportunidades relativos a la vivienda en el medio rural y destaca su potencial en el reequilibrio territorial. Tomás Guitarte ha incidido en que la especificidad rural debe contar con un apartado propio en la ley de derecho a la vivienda.

A propuesta de Teruel Existe, la arquitecta y directora de FünDC,  Mª Paz Martín Rodríguez, experta en arquitectura y longevidad y de reconocida trayectoria nacional e internaciona, compareció en la Comisión de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana del Congreso de los Diputados en la que se analizaba el “Proyecto de Ley por el derecho a la vivienda”. En su comparecencia, Martín ha desgranado un análisis de los problemas y oportunidades del medio rural en el ámbito de vivienda, a partir de su estudio “Pueblos llenos, casas vacías”, realizado en la zona de las Tierras sorianas del Cid. 

Martín ha planteado la necesidad de aportar la óptica de lo rural a este proyecto de Ley, “un territorio que supone el 80% de la superficie en España y que se enfrenta con un grave problema de acceso a la vivienda, sin la cual es imposible repoblar”. 

En este punto ha coincidido también el diputado de Teruel Existe, Tomás Guitarte, que ha intervenido para incidir en la relevancia de incorporar el mecanismo de garantía rural a los artículos de este proyecto de Ley de vivienda, o bien desarrollar un capítulo específico para el ámbito rural, alertando de que “si no se regula de forma paralela la vivienda en medio urbano y rural, con las especificidades que debe tener el medio rural, estaremos  fomentando desde la propia ley la emigración y la despoblación, incitando el abandono de los municipios por falta de vivienda”

Guitarte ha trasladado que Teruel Existe recibe muchos testimonios de personas que emigran por no poder encontrar una vivienda de protección oficial que les sea accesible, algo que “es imperdonable, porque es una simple cuestión de legislación”.  Ha insistido en que  hasta ahora parece que los problemas de vivienda solo se den en las ciudades, con planteamientos muy urbanos, y ha exigido no olvidarse de una gran parte de ciudadanos,  y de que “nuestros territorios necesitan personas que los habiten para ser sostenibles”

Oferta escasa y coste elevado

Entre los principales problemas relativos a la accesibilidad a la vivienda en el medio rural detectados en el diagnóstico realizado por la arquitecta Paz Martín, destaca el escaso planeamiento urbanístico de las pequeñas poblaciones, en gran medida sin Plan General de Ordenación Urbana ni normativas específicas, así como la falta de medios técnicos y económicos para poder aplicarlas. 

Martín ha expuesto que en estos entornos abunda la vivienda secundaria, cada vez en mayor proporción que la principal, y se contabilizan muchas viviendas vacías, que en muchos casos se están abandonando por falta de arreglo y mejoras. La arquitecta ha destacado que el número de viviendas con problemas de habitabilidad y también el de viviendas en ruina se multiplica por diez en el entorno rural en relación con el urbano, e incide en que “los ayuntamientos de los pequeños municipios no tienen capacidad económica ni técnica para gestionar este patrimonio”. 

En cuanto al alquiler, asegura que, en muchas áreas del medio rural, el mercado está tensionado porque, pese a existir demanda, hay poca oferta, y aún en menor medida pública, y los precios son altos. Lamenta que no exista cultura “de alquiler” en los pueblos, “por miedo a impagos o deterioros, o porque la propiedad de la vivienda corresponde a varios familiares”.  Y en lo que respecta a las ventas, los precios también son elevados en las zonas rurales y apenas se ofrece la opción de alquiler con opción a compra. Paz Martín ha asegurado que está demostrado que los ayuntamientos que están apostando por la rehabilitación y posterior alquiler o venta de vivienda pública, las terminan ocupando, e incluso que la previsión de crecimiento de este sector es de un 39%.

El mercado de la vivienda rural, potencial para equilibrar el territorio

Martín ha denunciado en el Congreso que la población más joven no puede emanciparse en el medio rural por la falta de acceso a vivienda, y muchos tienen que marcharse a las capitales de provincia para encontrar ofertas de vivienda, a veces viviendas de protección, adaptadas a sus proyectos de vida. 

Por otra parte, ha planteado la oportunidad que puede suponer para estos ámbitos acoger la “diáspora de mayores de las ciudades hacia los entornos rurales, con condiciones más saludables para poder vivir”. Asegura que la mayoría de los “cohousing” en España se están produciendo en el medio rural, un modelo de convivencia inteligente y bien organizado en el que sus integrantes comparten espacios comunes y tienen al mismo tiempo viviendas totalmente independientes, pero que haría falta desarrollar nuevos modelos para propiciar un envejecimiento activo en los pueblos de la España vaciada. 

También ha explicado que el mercado de vivienda en el medio rural creció a partir de la pandemia, cuando “casa en pueblo”, “irse a vivir a un pueblo” y “alquiler en pueblo” fueron tendencia de búsqueda en Google, especialmente en Madrid, siendo el entorno más cercano de las grandes capitales como Madrid y Barcelona el destino más sondeado. 

Propuesta de empresa pública supramunicipal de vivienda

El estudio desarrollado por Mª Paz Martín proponía varias soluciones específicas para mejorar el acceso a la vivienda en estos territorios, destacando la creación de una empresa supramunicipal o comarcal  de vivienda para articular todas las medidas oportunas, frente a las dificultades técnicas y administrativas que deben acometer los ayuntamientos individualizadamente.

La conservación de los edificios sería una de las funciones que debería acometer esta empresa, puesto que muchos de ellos se encuentran en amenaza de ruina, pese a que el propietario tenga la obligación del mantenimiento, y  garantizaría la realización de inspecciones técnicas de edificación por técnicos competentes, con criterios que deberían establecerse para entornos rurales. También actuaría como oficina de gestión de intermediación para dinamizar el alquiler y ofrecer garantías. Además, realizaría promoción de vivienda pública, rehabilitación de inmuebles de titularidad pública o privada para la creación de viviendas colectivas para nuevos pobladores, trabajadores y estudiantes, desarrollo de propuestas de innovación a través de proyectos piloto, publicidad y difusión de la oferta…