Teruel Existe alerta: la modificación de la línea de alta tensión cercana a Teruel precisa un nuevo estudio de impacto ambiental

Consideran que el Ayuntamiento de Teruel renunció a defender a los vecinos de Castralvo al no presentar alegaciones al proyecto de Forestalia

El Movimiento Ciudadano Teruel Existe se ha pronunciado acerca de la información transmitida por parte del Ayuntamiento de Teruel en los últimos días, acerca del acuerdo con la empresa Forestalia para la modificación del trazado de la línea de muy alta tensión (LMAT) privada, de categoría especial, que proyectan cerca de la ciudad y especialmente del barrio de Castralvo. Recuerdan que Teruel Existe presentó alegaciones al proyecto y denunció en rueda de prensa que la línea proyectada se extiende a tan solo 90 metros de algunas viviendas, así como muy cercana al aeropuerto de Caudé, la presa del Arquillo o la rambla de Barrachina. Es una línea privada destinada a evacuar la energía producida en los 19 parques eólicos del Jiloca y la sierra de Albaracín y en las plantas fotovoltaicas de Ojos Negros para llevarla a la Comunidad Valenciana. 

Recientemente se ha conocido que Forestalia ha comunicado al ayuntamiento de Teruel  una propuesta de modificación del trazado para alejarla de las viviendas de Castralvo. Representantes del Movimiento ciudadano Teruel Existe asistieron a la reunión del Ayuntamiento con los vecinos de Castralvo, y allí informaron y alertaron de forma cordial sobre la realidad de este planteamiento. Desde Teruel  denuncian que esta modificación de trazado es solo una promesa de la empresa a la ciudad de Teruel, ya que el proyecto modificado no se ha elaborado todavía mientras que actualmente el proyecto original es el que está siendo sometido a la evaluación ambiental del Ministerio de Transición Ecológica, sin que conste en él la nueva propuesta alternativa de trazado. Explican que se trata de una modificación sustancial y que exige la elaboración de un nuevo proyecto y la presentación de un nuevo estudio de impacto ambiental, con estudios de afecciones, arqueológico y paleontológico, paisajístico y un estudio de avifauna de un año de duración. Posteriormente deberá pasar el trámite de consultas previas para después someterse a un periodo de exposición a información pública de treinta días de duración. 

Teruel Existe afirma que nada de esto se ha hecho, ni tampoco se ha retirado del Ministerio el proyecto antiguo para que no siga evaluándose, por lo que ponen en duda la voluntad de modificar el trazado por parte de la empresa Forestalia, y consideran que “se trata sólo de una maniobra empresarial para contentar al ayuntamiento y evitar presiones políticas mientras termina de tramitarse el proyecto que presentó originalmente”. Lamentan que el ayuntamiento de Teruel “haya renunciado a defender a los habitantes de Castralvo presentando alegaciones” y también que “al parecer se están aceptando sin más las explicaciones de modificación irrealizables de Forestalia”. Insisten en denunciar “la falta de ordenación del territorio por parte del Gobierno de Aragón y la falta de un Plan Energético, así como la pasividad y poco rigor con que actúa el ayuntamiento de Teruel en un asunto tan grave”. 

Recuerdan que el artículo 38 de la Ley 21/2013, de 9 de diciembre, de evaluación ambiental establece que «Si, como consecuencia del trámite de información pública y de consultas a las Administraciones Públicas afectadas y a las personas interesadas, el promotor incorporará en el proyecto o en el estudio de impacto ambiental modificaciones que supongan efectos ambientales significativos distintos de los previstos originalmente, se realizará un nuevo trámite de información pública y consultas».