Inicio -> Actualidad -> Teruel Existe -> Los turolenses protestarán este sábado para exigir que no se eliminen trenes entre Zaragoza y Valencia

Los turolenses protestarán este sábado para exigir que no se eliminen trenes entre Zaragoza y Valencia

El Movimiento ciudadano Teruel Existe, la Plataforma en Defensa del Ferrocarril y la Federación provincial de Vecinos convocan movilizaciones en defensa de la línea ferroviaria para este sábado 3 de julio. “Si no fuera por la oposición ciudadana se habría cerrado”.

Esta semana se cumple el 120 aniversario de la llegada del tren a la ciudad de Teruel, era la última capital de provincia del país que lo recibía, y al día siguiente el ferrocarril procedente de Calatayud ya llegó con cerca de dos horas de retraso. En esta fecha tan señalada y tras los anuncios de recorte de servicios ferroviarios, el Movimiento ciudadano Teruel Existe, la Plataforma en Defensa del Ferrocarril y la Federación de Asociaciones Vecinales y Culturales convocan una concentración este sábado, día 3 de julio, para reivindicar “la situación de una línea que languidece y la constante supresión de servicios que expulsan a los usuarios del tren”. Entre los asistentes, una comitiva de personajes inspirados en los turolenses de principios del siglo XX, se desplazará en tren desde Caminreal hasta la capital, en una recreación alusiva a aquel primer recibimiento del tren.

Las entidades convocantes están convencidas de que “de no ser por la férrea oposición ciudadana, la línea Zaragoza – Valencia estaría ya cerrada a los pasajeros”, por lo que invitan a participar a todos los turolenses que quieran salvar la línea que une Zaragoza con Valencia pasando por Teruel.

El acto tendrá lugar en dos escenarios. A las 9:30, en la estación de ferrocarril de Caminreal – Fuentes Claras, una comitiva de personajes de la época modernistaacompañará en la lectura de un manifiesto en defensa del ferrocarril convencional, en el que también se agradecerá el acondicionamiento que se lleva a cabo en la actualidad del antiguo edificio de la estación para albergar una de las sedes del futuro Museo del ferrocarril en Aragón. Posteriormente iniciarán su viaje con dirección a la capital, en el tren con la velocidad media más lenta entre capitales de provincia.

Sobre las 10.30 está prevista la llegada a Teruel, donde se invita a la participación de la población en general a una concentración reivindicativa contra los recortes y el abandono de la línea ferroviaria. Después de recibir a los personajes de la recreación histórica se leerá un manifiesto, en el que se pedirá la restitución de los servicios suprimidos desde el inicio de la pandemia del COVID y que todavía no se han repuesto, además de los que ahora el Gobierno de Aragón y el Ministerio de Transportes quieren sustituir por la alternativa de autobús o taxi a demanda.

Concretamente, en Teruel se suprimieron dos servicios que todavía no se han recuperado. Por una parte, el tren de la línea Zaragoza – Teruel – Valencia – Cartagena, un media distancia de frecuencia diaria que permitía realizar un transbordo en Zaragoza para desplazarse hasta Bilbao, enlazando así el Norte y el Mediterráneo a través de la provincia de Teruel. Francisco Gómez, de la Plataforma en Defensa del Ferrocarril de Teruel, destaca que “es el tren que más viajeros tenía, atrayendo turismo a Teruel, y que no interesa que pase por aquí, cuando el resto de tramos está circulando”. Gómez ha valorado que “da la impresión que no les interesa que por esta línea funcione nada”, y ha incidido “nos mandan a la carretera, aquí solo se hace caso de las directrices europeas para determinadas situaciones, como el cierre de la central térmica de Andorra, pero para fomentar el tráfico por ferrocarril no.”

También se perdió un tren que permitía desplazarse por la mañana desde Teruel a Valencia y volver por la tarde, y cuya efectividad se había visto ya reducida previamente cuando se decidió restringir sólo a días alternos. Los portavoces de las plataformas convocantes están convencidos de que estos dos trenes se suprimirán definitivamente con este nuevo convenio planeado por el Ministro de Transportes, José Luis Ábalos, y el presidente de Aragón, Javier Lambán.

La pérdida de servicios se confirma al darse a conocer este martes el Convenio que el Ministerio de Transportes y el Gobierno de Aragón firmarán por tres años y por el que se aseguraba que el primero asumirá la financiación de algunos de los servicios poniendo en marcha “una nueva modalidad de transporte, a la carta, a demanda y digitalizada, que estará disponible en cuatro meses. Es decir, que se sustituirán algunos servicios de tren por taxis y autobuses.

Para Manolo Gimeno, portavoz del Movimiento ciudadano Teruel Existe, esto es “un nuevo ataque al servicio ferroviario, que incrementa aún más las trabas que se imponen al pasajero que quiere elegir el tren como medio de transporte, y evidencia que la intención de Renfe es priorizar nuestra vía para el paso de mercancías, olvidando el servicio público y expulsando a los viajeros”.

Pepe Polo, de la Federación provincial de Vecinos, incidió en que «el modelo taxi versus tren es una agresión al territorio«. Consideró que la propuesta atenta contra el modelo de desarrollo, contra el ferrocarril convencional, “que es el más integrador, y manifiesta que se apuesta por el modelo AVE, por tanto contra los territorios de baja densidad de población”. Mostró su convencimiento de que “se quiere experimentar con nosotros, convertirnos en conejillos de indias para ver la contestación ciudadana que pueda tener la propuesta y en función de lo que se vea, desarrollarlo en otras zonas de España”. Por este motivo, incidió Polo, “es importante la movilización ciudadana” e hizo un llamamiento a sumarse a la concentración a todas las organizaciones sociales, económicas, políticas y ciudadanas que quieran hacerlo “manifestándose contra esta agresión”.

Manolo Gimeno explicó que hay dos estudios de viabilidad de la línea pendientes desde hace más de dos años, mientras, el Gobierno de Aragón dice que la línea cuenta tan sólo con cuatro usuarios. Pero “si no se ha estado dando el servicio, ¿de dónde salen esos datos?” y “¿cómo va a ser atractiva para los viajeros la línea más lenta de España, con tiempos de viaje desproporcionados, precios elevados, horarios desajustados e imposibles, falta de maquinistas, cierre de taquillas y estaciones, pérdida de servicios, averías habituales y tramos que necesitan una inversión urgente para corregir deficiencias”.

Francisco Gómez, de la Plataforma en Defensa del Ferrocarril de Teruel explicó que “los tres meses de cierre de la línea del verano de 2019 no han servido para nada, salvo para echar a la gente del ferrocarril, porque a fecha actual no hay ningún apartadero de 750 metros activo y seguimos dependiendo de la vía única que genera retrasos cada vez que se producen incidencias, como las tres que se produjeron entre el sábado y el lunes pasados”. Consideró «que digan que las obras avanzan es una tomadura de pelo«. Por eso desde la Plataforma se trasladan varias demandas a Renfe. En primer lugar, que se agilicen los trámites de acondicionamiento previstos para la finalización del Plan Director de la vía Zaragoza – Teruel -Sagunto. También exigen que se repongan los servicios suspendidos por la pandemia y que el tren Teruel – Valencia programado en días alternos recupere la oferta diaria. Apelan a Renfe para que reduzca los tiempos de los trayectos, “si quieren pueden hacerlo porque han dado mucho margen en las programaciones de recorridos para evitar retrasos y no llegar nunca tarde”. Piden sacar a licitación los proyectos de conclusión de la obra de los nuevos tramos del Corredor Cantábrico Mediterráneo entre Caminreal – Ferreruela de Huerva y Villarreal – Cariñena. Y por último, quieren recuperar el tren de larga distancia entre Levante y el País Vasco, “única forma de poder acogernos a descuentos o bonificaciones de precios en nuestra línea”.

Las plataformas convocantes denuncian que la decisión atenta también contra el espíritu de Año Europeo del Ferrocarril, donde Europa aconseja potenciar el tren como medio de transporte por su sostenibilidad, pero para Manolo Gimeno “ este país es el mundo al revés, porque el Gobierno de España parece mirar hacia otro lado, derivando a los pasajeros a las carreteras, incluso cuando tienen a su disposición una línea férrea como la nuestra”. Consideran que están abandonando el ferrocarril convencional para forzar a los usuarios del tren a acudir a las líneas AVE (aunque las estaciones más próximas estèn en otras provincias) para intentar incrementar el número de usuarios de éstas y así poder justificar las elevadas inversiones realizadas.

A la espera del Corredor Cantábrico – Mediterráneo

Las tres plataformas llevan años demandando el Corredor Cantábrico – Mediterráneo con doble vía electrificada para tráfico mixto de pasajeros y mercancías que se prometió a la provincia en el año 2004, como compensación a la exclusión de Teruel de la línea AVE Madrid – Cuenca – Valencia. Pese a las reivindicaciones constantes en 2021 ese Corredor no existe. “Seguimos con vía única, proyectada en el siglo XIX, donde no se ha modificado su trazado, ni curvas o rampas, y que aunque se electrifique sigue siendo una infraestructura diseñada en el siglo XIX”.

Shares
Shares